14 / 100

DOS BOTAS Y UN OBJETIVO

RUTA 4. PAQUIZA DE LINTZOLA

Suena el despertador a las siete de la mañana. No es día de labor, pero sí de monte. Toca calzarse las botas para recorrer la travesía y echarse la cámara al hombro para poder contarlo otra semana más.

Mikel Urabaien Otamendi

rutas

Navarra

CIMAS

rÍOS

Hacia lo desconocido

Salimos desde el refugio de Belagua con el sol de cara que acaba de salir por detrás del macizo de Larra para subir la desconocida cima de la Paquiza de Lintzola, de 2.104 metros. Situada entre Navarra y Aragón, la montaña debe su nombre a la palabra aragonesa paco, para designar laderas sombrías, y a la del euskera ihintza o rocío.

Larrako mendigunearen atzekaldetik atera berri den eguzkirantz abiatuko gara Belaguako aterpetxetik, 2.104 metro dituen Paquiza de Lintzola tontor ezezagunera igotzeko. Nafarroa eta Aragoi artean, mendiaren izena magal itzaltsuei aragoieraz esan ohi zaien paco eta euskarazko ihintza hitzen eratorpena da.

La ruta del GR-12

La de hoy es una típica mañana fría y seca de invierno: bancos de niebla, cielo despejado, escarcha en los prados y hielo en las carreteras. Con este precioso día, emprendemos la marcha siguiendo las señales rojas y blancas de la ruta GR-12, con la esperanza de poder ver claramente los afilados picos del Arlas (2.044), Auñamendi (2.507), la Mesa de los Tres Reyes (2.428), Petrechema (2.377), Sobarcal (2.249) o Acherito (2.374) desde la cumbre de la Paquiza de Lintzola.

Gaurkoa, neguko goiz hotz eta lehor horeitako bat da: laino bankuak, zerua oskarbi, belarditan antzigarra eta izotza errepidetan. Eguraldi eder honekin, GR-12 ibilbidearen seinale zuri-gorriak jarraituz martxari ekiten diogu, Paquiza de Lintzolaren puntatik Arlas (2.044), Auñamendi (2.507), Hiru Erregeen Mahaia (2.428), Petrechema (2.377), Socarcal (2.249) edo Acherito (2.374) mendi zorrotzen ikuspegi garbia izatearen esperantzaz.

Río Belagua y su entorno

Cruzamos el río Belagua y, tras andar por los bosques de su entorno durante un par de horas, encontramos por primera vez la nieve en el largo y constante ascenso a la Paquiza de Lintzola. Parece que somos los primeros humanos en pisarla, pero no los primeros seres.

Belagua erreka zeharkatu eta inguruko basoaetan pare bat orduz ibili ostean, elurra aurkitzen dugu lehen aldiz Paquiza de Lintzolaren etengabeko igoera luzean. Hura zapaltzen lehenengo gizakiak garela dirudi, ez, ordea, lehen izakiak.

Caminando entre sarrios

Las huellas son de un sarrio. Este animal es muy común en la zona de Larra y hoy nos hemos encontrado a decenas de ejemplares que andan saltando por las faldas del monte. De lejos parecen ciervos, pero son cabras salvajes de los Pirineos.

Oinatzak sarrio batenak dira. Animalia hau oso ugaria da Larrako zonaldean eta gaur mendian gora eta behera saltoka dabiltzan espeziearen dozenaka alerekin topo egin dugu. Urrutitik oreinak dirudite, baina Pirinioetako basahuntzak dira.

Tocando el cielo

Las vistas desde la cima son aún más espectaculares que las que habíamos imaginado por la mañana. No hay mejor ubicación para contemplar la triangular cara oeste del Acherito, mientras las chovas pasan volando por encima de nuestras cabezas.

Tontorretik bistak goizean imaginatu ditugunak baino are ikusgarriagoak dira. Ez dago gure kokapena baino hobeagorik Acheritoren mendebaldeko triangelu formako ertza begiesteko, belatxingak gure buruen gainetik hegan doazen bitartean.

Limando las horas de luz

Tras comer en la cima y descansar, bajamos rápidamente, porque no tenemos tiempo de sobra a pesar de que el día se va alargando poco a poco con el final del invierno y la llegada próxima de la primavera.

Tontorrean bazkaldu, atseden hartu eta jaitsiera azkar egiten dugu, ez baitaukagu denborarik soberan nahiz eta neguaren bukaera eta udaberriaren etorrera hurbilarekin batera eguna gutxinaka luzatzen ari den.

Vistas por la tarde

Antes de adentrarnos en el bosque de nuevo, aprovechamos para mirar por última vez el macizo de Larra. El sol está muy bajo y alumbra de colorado el Ukerdi entre la sombra del pinar y el azul celeste.

Berriz basoan barna murgildu aurretik, Larrako mendigunea azken aldiz behatzeko aprobetxatzen dugu. Eguzkia oso behean dago eta Ukerdi mendia gorriz argitzen du pinudiko itzala eta zeru urdinaren artean.

Poniendo nuevos objetivos

A la vuelta vamos pensando a cuál de las montañas tan bonitas hemos visto irá nuestra siguiente excursión.

Itzuleran hurrengo txangoa hain eder ikusi ditugun mendietatik zeinetara abiatuko den pentsatzen hasiak gara.

Por las marcas balizadas

Antes de que el sol se vaya volvemos por la ruta de ida, la GR-12, siguiendo entre pinos y hayas las mismas marcas balizadas hasta el refugio de Belagua.

Eguzkia joan baino lehen, etorri garen bide beretik, GR-12tik, pago eta pinu beltzen artean marka balizatu berdinak jarraituz itzultzen gara Belaguako aterpetxeraino.

Vuelta bajo la luna llena

Hemos pasado el día entero en el monte y ha llegado la hora de regresar. En esta dirección, una vez más, es la luna llena la que nos ilumina el camino.

Egun osoa igaro dugu mendian eta itzultzeko ordua iritsi da. Norabide honetan, beste behin ere, ilargi betea da bidea argitzen diguna.

Diseño y edición: Itxaso Mitxitorena