14 / 100

DOS BOTAS Y UN OBJETIVO

RUTA 6. LA MESA DE LOS TRES REYES (II)

Suena el despertador a las siete de la mañana. No es día de labor, pero sí de monte. Toca calzarse las botas para recorrer la travesía y echarse la cámara al hombro para poder contarlo otra semana más.

Mikel Urabaien Otamendi

rutas

Navarra

CIMAS

rÍOS

Vuelta sin luz

El sol se ha escondido por completo a las siete y el día se nos ha escapado a la vuelta de la Mesa de los Tres Reyes. Entonces, paramos un momento para ajustarnos las frontales que llevábamos en las mochilas.

Eguzkia zazpiak aldera erabat izkutatu egin da eta Hiru Erregeen Mahaiatik bueltan egunak ihes egin digu. Orduan, motxiletan generamatzan kopeta argiak doitzeko geldialdia egin dugu.

Pasos con frontales

A partir de aquí, tendremos que recorrer los últimos cinco kilómetros de noche alumbrando nuestros pasos con las linternas.

Bidearen azken bost kilometroak gauez egin beharko ditugu hemendik aurrera, linternekin gure pausuak argituz.

Lluvia en el bosque

Estamos a punto de llegar al bosque del entorno de Belagua, donde los montes que nos rodean nos aislarán del fuerte viento y los árboles de la fina lluvia que acaba de empezar a caer.

Belagua inguruko basora heltzear gara, non inguruko mendiek haize bortitzarengandik eta, nonbait, zuhaitzek hasi berri den euri finarengandik babestuko gaituzten.

Hayedo hacia el refugio

Entramos en el hayedo cuando nos falta hora y media aproximada para llegar al refugio.

Pagadian sartzen gara aterpetxera iristeko ordu eta erdi inguru falta zaigun puntuan.

Siguiendo las señales

Deberemos andar con mucho cuidado para no perder de vista las señales pintadas en los troncos. Por suerte, son muy frecuentes y ya nos sabemos el camino de memoria.

Kontu handiz ibili beharko gara enborretan margoturiko seinaleak ez galtzeko. Zorionez, markak oso ugariak dira eta dagoeneko bidea buruz ezagutzen dugu.

Animales nocturnos

En el regreso, la nieve ha dado paso al barro y el ambiente seco se ha tornado en húmedo.

Gure itzuleran, elurrak lokatzari bidea eman dio eta baita giroaren lehortasunak hezetasunari ere.

Rachas de viento en la cabeza

Todavía tenemos en la cabeza el ruido de las fuertes rachas de viento de cuando estábamos por encima de los 2.000 metros.

Buruan oraindik hondo-musika moduan 2.000 metrotik gora geundeneko hazie bolada gogorren soinu indartsua daukagu.

Bajada y descanso

La bajada, no obstante, supone un descanso para nuestros pies después de haber subido casi mil metros.

Jaitsierak, ordea, gure oinentzako atsedena suposatzen du ia mila metroko igoera eta gero.

Calma absoluta

Poco a poco, el tenebroso crujido de las hayas y los pinos va sustituyendo el fuerte sonido del viento que hemos interiorizado. Si paramos para tomar un respiro, la calma se impone sobre todo lo demás.

Gutxinaka, pago eta pinuen karraska goibelak gure barreneko haizearen soinu indartsu hori ordezkatzen doa. Atsedena hartzeko gelditzen bagara, lasaitasuna da nagusi.

Tras 12 horas

Salimos a las nueve de la mañana y llegamos al mismo punto de partida a las nueve de la noche. Curiosamente, el refugio Ángel Olorón está a 1.428 metros de altitud, y la Mesa de los Tres Reyes a 2.428 metros. Pero es cierto que, debido a las condiciones meteorológicas, nos hemos quedado a decenas de metros de la cumbre. Hemos redondeado las horas, aunque dejaremos para otra vez hacer lo propio con el desnivel.

Goizeko bederatzietan atera gara eta jomuga berberara gaueko bederatzietan iritsi gara. Bitxia bada ere, Ángel Olorón aterpetxea 1.428 metroko altitudean dago, eta Hiru Erregeen Mahaiaren tontorra justu 2.428 metrotan. Baina egia da eguraldi baldintzak zirela eta, tontorretik dozenaka metrotara geratu behar izan garela. Orduak bai, baina desiblela hurrengo batean borobildu beharko dugu.

Diseño y edición: Itxaso Mitxitorena